Catálogo

Rastros

El desplazamiento deja rastros. La humanidad, al desplazarse en el planeta que denomina suyo, yergue monumentos al progreso, extrae de la tierra, del aire y del agua la energía que necessita para construir puentes entre la naturaleza inmaculada y la máquina imparable. El hombre mejora, construye, interfiere, genera movimiento y, un día, va a abandonar, olvidar como suyo lo que será proclamado de vuelta a la tierra que todo lo consume, que todo lo transforma.

Esta serie rescata imágenes que muestran vestigios de la presencia humana, no los de su destino fatal, sino los de una historia en desencadenamiento. Son vestigios aún calientes, aún palpitantes. Marcas sutiles que indican el camino en el bosque, metrópoli que brilla en la noche que era negra como el carbón como una boca de lobo, busto de mármol que brilla a la sombra de los árboles, ruinas de una antigua civilización. Son las huellas vivas de una especie cuyo planeta la llama suya.