Catálogo

11/23/2017

El pensamiento determina la acción, que determina el local, que determina el camino.

Bajo por galerías de vidrio,

salto por entre vagones de luz verde,

Me golpeo contra otros cuerpos errantes, seguros de sus engaños.

Vuelvo a la superficie, me queda todavía una franja de sol.

Subo por tejas de cinc,

para allá de muros de cemento y barro,

Veo paredes monumentales, frías al tacto.

Abrigan un bosque, de donde contemplo el despertar del sol.